Historia

La iniciativa que dio lugar a la fundación del club Kaiarriba-Donostiarra en 2007 es heredera de todas aquellas traineras que han competido en nombre de nuestra ciudad a lo largo de toda la historia del remo.

IMG_2044

Las pioneras cuadrillas de pescadores comandadas por patrones míticos, entre los que destacan Luis Karril y Kiriko, fueron las que obtuvieron los primeros triunfos para Donostia. Recogieron el testigo de aquellas primeras cuadrillas diversas sociedades donostiarras y, tras éstas, los modernos clubes de remo de la ciudad. Observando el sorprendente dato de que son 12 las sociedades y clubes donostiarras que han participado alguna vez en la Bandera de la Kontxa, es indudable que el remo siempre ha constituido una fuerza dinámica y con iniciativa en nuestra ciudad. Entre los logros obtenidos por todas estas traineras de cuadrillas, sociedades y clubes, destacan 14 Banderas de la Kontxa, 2 Campeonatos de España y 1 Campeonato de Euskadi.

_MG_2286

Sin embargo, a finales de la década de 1990, los clubes históricos empezaron a tener dificultades y los resultados decayeron durante varios años. Viendo que los esfuerzos y recursos de la ciudad se dispersaban, diferentes sensibilidades de la sociedad donostiarra empezaron a estimar la conveniencia de una trainera unificada. Dando respuesta a dicha inquietud, en 2007 se formalizó el club Kaiarriba-Donostiarra, mediante un convenio entre Ur-Kirolak, Donostia Arraun Lagunak y el ayuntamiento de San Sebastián, con el objetivo de reunir en una trainera unificada que representa a la ciudad, a los remeros de Donostia.

_MG_2408

En sus primeros años de competición, Donostiarra bogó en la liga ARC-1 con el objetivo de subir a la máxima liga del remo de traineras. Dicho objetivo se rozó la temporada 2016, en la que por primera vez se clasificó para el play-off de ascenso, aunque no se pudo lograr ascender.

El paso definitivo se pudo dar en 2017, culminando un año totalmente positivo para el club. Tras vencer en 13 de las 15 regatas de la liga, Donostiarra obtuvo el segundo puesto en el play-off, consiguiendo el ansiado ascenso a la Eusko Label Liga.

Así, da comienzo una nueva etapa para el club, en la que Donostiarra competirá en la élite con las mejores tripulaciones.